Nuevas Tendencias en la Musica Colombiana

La musica en Colombia siempre ha tenido una gran acogida nacional, pero desde hace un poco mas de una decada las nuevas tendencias de la musica colombiana se han extendido a lo largo de Latinoamerica y los Estados Unidos. Europa tambien ha recibido la musica colombiana con brazxos abiertos y gracias a los nuevos medios la musica se extiende por todo elk mundo con una rapidez inmensa.

Cada uno de las regiones musicales del pais ha producido una nueva tendencia de musica colombiana, de estas las mas conocidas son:

 
  • El nuevo vallenato: Carlos Vives , Fonseca

  • Nuevo estilo urbano: Juanes,  Cabas

  • Nuevo Pop: Shakira

  • Nuevo Bolero: Charlie Zaa

CARLOS VIVES:

Carlos Alberto Vives Restrepo nació el 7 de agosto de 1961 en un poblado de Magdalena, Colombia, y desde allí comenzó a construir la carrera que años después lo colocaría como una de las principales figuras de la música latina en el mundo entero, así como un rostro conocido en las películas y telenovelas de la América hispana.

En el año ’93 Carlos Vives sorprendió a la industria discográfica con un trabajo que cambió el panorama de la música colombiana y por ende latinoamericana. Fueron aquellos CLÁSICOS DE LA PROVINCIA, canciones tradicionales de la llamada música Vallenata (música de acordeón de las provincias del Caribe colombiano), que Carlos aprendió desde muy niño y que ya habían sido grabadas en un sin número de ocasiones por diferentes intérpretes, entonces ¿qué hizo diferente el proyecto musical de Carlos Vives?

En Carlos se conjugaban una serie de factores que comenzaron a dar forma al “suceso” que ha sido su proyecto musical desde el principio: Santa Marta, la ciudad donde vivió hasta los doce años es uno de los lugares más diversos del mundo, tanto cultural como geográficamente, flanqueada al norte por el Mar Caribe, llamada en sus orígenes “La Nueva Andalucía”, e influenciada por parentesco con Cuba y las islas grandes del Caribe; al Oeste, con la populosa ciudad de Barranquilla, con su historia maravillosa a orillas y al final del Gran Río de la Magdalena, el cual ha sido el encargado de llenar con su caudal de tradición mestiza, el carnaval de la ciudad; al Este con el gran desierto de La Guajira, territorio de la cultura nómada de los Wayúu, por quienes Carlos siente gran simpatía y respeto y en su familia se ha mantenido una estrecha relación con la región; al Sur, con la progresista ciudad de Valledupar y las provincias de Padilla, la ciudad está protegida por la Sierra Nevada de Santa Marta, el sistema montañoso costero más grande del mundo, con una depresión sólo comparada a la del Himalaya, y que a su vez es territorio de los Ikas y los Koguis, representativos de las culturas nativas americanas que han hecho un gran aporte a la música popular colombiana.

Ese era el entorno de Carlos Vives, sus primeras fuentes, pero fue en Bogotá, la capital en las sabanas de Los Andes, a donde Carlos fue a vivir a los doce años y donde descubriría los otros elementos que darían forma definitiva a su proyecto, el que además abrió para la industria de la música local, nuevos caminos y en especial para muchos de los nuevos artistas colombianos. Fue allí, en la Bogotá del frío y de la niebla donde expandió su panorama musical, y aunque en sus primeros tiempos como cantante de baladas son algunas las cosas que se puedan rescatar, desde aquellos años, ya en su interior, se estaba gestando la búsqueda de un nuevo sonido más autentico y verdadero para la llamada música comercial.

“Cuando uno ha sido galán de telenovelas, la industria lo encasillaba a uno en las baladas (no tengo nada contra las baladas, pero a veces son patrones muy copiados), pero las historias para la televisión, de las que formé parte, fueron en general costumbristas dentro de nuestra novelística local, por ejemplo Escalona, que era la historia del pueblo vallenato y de un hombre compositor de la región, fue una producción musical que me ayudó a redescubrirme como músico colombiano y a orientar de una manera definitiva mi proyecto musical”.

Por su admiración y amistad por la banda de rock bogotana “Distrito Especial”, conformada por Bernardo Velasco en las guitarras, Carlos Iván Medina en los teclados y Einar Escaf en la batería, Carlos encontró la puerta de acceso para conocer ese pequeño universo que ya era la música local. “Era una nueva corriente de música colombiana, de patrón urbano, no fueron los primeros pero tenían algo que los hacía diferentes, trabajaban en algunas de sus canciones patrones de la música tradicional, (hacían Blues con la Cumbia y Cumbia con el Blues) pero no de manera convencional, en sus guitarras, teclados y batería habían codificado un rock propio”.

Pero Distrito Especial no estaba sólo, Carlos también trabajó con el apoyo siempre incondicional de Ernesto “Teto” Ocampo, Tito Ocampo, Iván Benavides, Lucía Pulido, Richard Blair, Bernardo Osa y Gilbert Martínez, algunos de ellos conformaron su banda en aquellos primeros años. “A veces parecemos diferentes pero somos iguales, con mi banda quiero ser parte de la música de mi país, que nuestros viejos músicos y compositores: Alejo, Leandro, Luis Enrique, Lucho Bermúdez, Los Corraleros, Los Gaiteros, el maestro Morales, Barros, Peñaranda, Salcedo, Galán, estén tranquilos y sepan que su trabajo y dedicación no ha sido en vano”.

Con la convicción de que la Cumbia del Río Magdalena era la base para todo, “el Vallenato es el hijo de la Cumbia y hermano del Porro, música de las sabanas de Córdoba y Bolívar y así sucesivamente”, dice.

Tendría que probar esos patrones descubiertos en la música tradicional que lo habían hecho famoso. Aunque al principio despertó dudas por parte de la industria y burla de algunos amigos, disco tras disco Carlos ha demostrado la profunda conexión que mantiene con su país y con su público en todos los rincones del mundo.

LOS CLÁSICOS DE LA PROVINCIA, el álbum que puso a Colombia en el mapa de la música, con su “Gota Fría”, la de Emiliano Zuleta, que afianzó la música colombiana en España y que abarrotó hasta las banderas las plazas de toros de la madre patria y puso a Carlos Vives y La Provincia (su banda musical) en la mira de las grandes compañías discográficas. LA TIERRA DEL OLVIDO, uno de los álbumes más recordados, en donde canciones como “Pa’ Mayté”, todavía están en la programación de las emisoras más populares, el disco en donde Carlos le dice a su público: “lo de la música local va en serio”.